Fandom

Wiki Gremio de Cazadores

Entrenamiento de Armas

106páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios3 Compartir
ADVERTENCIA: No sigas leyendo si no quieres descubrir detalles importantes de la trama.


Esta historia es una escena protagonizada por Galen, el maestro de armas del arcángel Rafael y Jessamy, historiador de la raza angelical y maestra de los pequeños. Esta historia tiene lugar durante El Beso del Arcángel, después de que Galen acabara de terminar una sesión de entrenamiento con Elena.

Historia

Jessamy siguió a Galen en la sala de armas después de que él despidiera a Elena para el día. La cazador se había alejado del ring de entrenamiento con más de un par de contusiones, las puntas de sus las alas se arrastran a lo largo de la tierra como a uno de los jóvenes a cargo de Jessamy, pero no antes de que ella hubiera sacado algo de la sangre de Galen. 

"Deja que te mire la herida", dijo Jessamy, cerrando la puerta de la sala de armas detrás de ella, su sencillo vestido era un susurro delicado de azul alrededor de sus tobillos. Cuando se dio la vuelta en el enorme espacio utilizado para el entrenamiento, era para ver a Galen poner las espadas de entrenamiento sobre una mesa de madera llena de cicatrices, un paño de limpieza ya están en su mano y una mueca estaba su rostro. 

"No es nada, un rasguño." 

"Voy a ser el juez de eso." 

El ceño fruncido no desapareció, pero su gran amante, muy musculoso, se puso de pie en su lugar, las alas dobladas pulcramente a su espalda, mientras ella usa un pañuelo limpio para limpiar la sangre y vio que tenía razón. La herida ya estaba cerca de curar, un símbolo silencioso de la fuerza de Galen. "Fuiste muy duro con Elena." Como un ángel recién hecho, la consorte de Rafael estaría usando sus moretones por mucho más tiempo. 

Galen volvió a las espadas, y comenzó el proceso de limpieza que siempre completada, no importa lo cansado que estaba después de una sesión. Ella sabía que hoy no le había cansado en absoluto, Elena era un novato con largas espadas-por no hablar de su falta de experiencia en la lucha con su nuevo cuerpo alado.

"Ella podría conseguir que maten a Rafael", dijo Galen, corriendo la tela a lo largo de la primera hoja der arma. 

Era una verdad irrefutable. Elena era ahora la mayor debilidad de Rafael, un talón, un pedazo de su corazón para respirar, pero sin nada era la fuerza brutal en el propio orden del arcángel. 

Sin embargo, eso fue no fue la única verdad. "Es bueno para él." Jessamy le daba la bienvenida a los cambios sutiles en Rafael. Antes de Elena, ella había visto que se había vuelto más difícil, más frío, más remoto a como pasaron los siglos, hasta que apenas podía ver al joven arcángel que una vez le había dicho que siempre habría una habitación en su torre para ella. "Ella le hace feliz." 

Galen resopló, sin decir nada, pero había estado con su amante bárbaro desde hace más de 400 años, no era tan fácil desanimar. Se agachó bajo el brazo para obligarlo a detener el proceso de limpieza, "Al igual que yo te haré feliz", dijo, con su desnudo y caliente cuerpo superior en contra ella. "Y yo no soy exactamente la persona más fuerte en el Refugio." 

"No hay comparación", fue la respuesta gruñona de Galen, con sus grandes cejas dibujadas y ojos de un color verde pálido impresionante que se  encontraban cada vez más hermosos con los años. "Tú eres la maestra e historiadora, una parte integral e insustituible de nuestro pueblo. Ella es una mortal con alas-¿en qué está contribuyendo?"

Jessamy le dio un codazo en las duras aristas de su abdomen. Por escucharlo hablar,  se podría pensar que no tenía corazón, cuando ella sabía que su Galen tenía el corazón más grande del mundo y el más leal. "", dijo cuando él hizo una mueca, "Una vez fuiste un bebé que se tambaleó cuando voló" 

"No", le interrumpió con un ceño pensativo: "Yo no lo creo. De acuerdo con el maestro de armas con quien me entrene, salí del vientre con un cuchillo en una mano y una ballesta en el otro."

Los labios de Jessamy se contrajeron, pasó los dedos por la superficie interior de seda de su ala derecha, la caricia que ella sabía que no iba a permitir a ninguna otra. “Le debes dar una oportunidad para crecer, para ser lo que ella quiere ser. Sabes que Rafael no tomaría una mujer débil como consorte.” 

"Simplemente porque ella era una experta cazador no la hace lista para la vida al lado de un arcángel." 

Galen no utilizó a la ligera la palabra "experta". Con la naciente verdad en sus venas, Jessamy se apoyó en su brazo para poder mirarlo a la cara. "¿Crees que tiene un potencial real? ¿Es por eso que eres tan duro con ella?" Cuando él no respondió, ella dijo: "De hecho, creo que incluso podría gustarte un poco”. 

Otra mueca, fuertes manos en su cintura mientras él puso su cuerpo a un lado para recoger la espada no había terminado de limpiar. "Le disparo a Rafael." 

"Una vez le tiré un tintero a tu cabeza." 

Con la espada limpian, deslizó el arma en su soporte habitual en la pared, y luego hizo lo mismo con las otras armas en la mesa. "Erraste." 

"Así que si te hubiera golpeado, todavía me estuvieras llevando rencor", preguntó ella, mirando su cuerpo moverse mientras ponía las armas en su lugar. 

"¿Crees que no?" 

Riendo, ella tomó su rostro para atraerlo hacia abajo en un dulce beso que rápidamente se volvió salvaje y caliente cuando Galen tomó el control, sus grandes manos la presionaron contra su cuerpo excitado, con la boca exigiendo que ella abriera mas la suya. 

"Si así es cómo lleva un resentimiento contra mí", dijo, con el pecho agitado, cuando por fin la puso en libertad, "tendré que recordarle el incidente del tintero más a menudo."

Su sonrisa era tranquila, el brillo de sus ojos era muy Galen. "Vamos a ir a bailar."

Ella sabía exactamente lo que estaba hablando, y no tenía nada que ver con el tipo de baile que uno hacia en la tierra. "Tengo menos de una hora," murmuró, levantándose de puntillas para besar  la dura línea de su mandíbula. 

"Puedo ser rápido." Él la arrastró de la mano fuera de la sala. "Yo me ocuparé de ti esta noche. Muy, muy lentamente."

Ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello y un brazo musculoso se apreto alrededor de su cintura, se levantó en el aire con un solo golpe de sus poderosas alas. "Eres un hombre terrible," dijo, besando su tentadora garganta tan pronto como estaban lo suficientemente alto como para ser algo privado. "Sabes lo que haces en mi cuando dices cosas como esas."  Terroso y crudo, tenían la capacidad de hacer que los dedos de sus pies se curvaran y hacerla sentir muy seductora y sensual.

Galen respondió con una sonrisa, el vuelo era impresionante.  Gritando de placer salvaje, Jessamy cayó con él a través del Refugio. Pasaron junto a un destello azul distintivo en la corriente ascendente que tenía que ser Illium... y luego fueron cayendo en otra picada, Galen estaba despegando en una pequeña fisura que era una fractura que emana de la quebrada principal, antes de irse volando a su manera al cielo una vez más, el Refugio se perdió en la distancia. 

Su pelo era azotando en su rostro y sus falda estaba enredada alrededor de sus piernas, mientras volaba con un poder y una confianza que le hacía estar aferrada con un solo brazo, segura, Jessamy corrió los nudillos de su mano libre por su abdomen. "¿Dónde vamos a bailar?" La privacidad no era difícil de encontrar en estas montañas, las gigantes montañas que rodeaban el refugio a menudo estaban envueltas por cortinas de espesa niebla. A continuación, no había nada, ni rastro de la civilización, de los pueblos, la tierra montañosa había pertenecido al reino angelical durante un eón. 

"Justo aquí," dijo, y se dejó caer sin previo aviso en un barranco masivo tan oscuro y profundo que la luz no penetra en el lugar donde bailaban. 

Cada contacto se magnificó en la oscuridad, cada susurro una caricia áspera. Galen fue tan rápido como había prometido, pero él cuidaba muy bien de ella. Siempre lo hacía, su amante conocía su cuerpo, así como cualquier arma en su arsenal. Como ella conocía el de él. 

"Admítelo," dijo ella después, ya que estaban en la oscuridad, en la parte inferior de la garganta de la montaña, la arena era suave bajo sus cuerpos y el sonido cercano de agua sobre las rocas una música tranquila. 

Un brazo estaba envuelto alrededor de ella mientras su ala izquierda rozanda su pecho, "¿Qué?"  Dijo Galen.

Cuando empezó a acariciar su ala, ella sólo se acurrucó más profundamente ceca de él. Una vez, en los albores de su noviazgo, ella había sido tímida de un toque cuando se trataba de su ala retorcida, pero era imposible ser tímidos a la nada con Galen; él no ocultó amarla exactamente como ella. Después de cuatro siglos, siglos que habían pasado en un latido del corazón, sabía que podía llegar a él roto en todos los sentidos, y tener la certeza de su amor. A pesar de que, sin duda, también le gritaría por conseguir que fuera herida.

"Que vez potencial en Elena," dijo con una sonrisa. Fue su actitud protectora lo que había enviado ese tintero a su cabeza. No es que la lección había tenido ningún efecto. 

"Ella no se derrumbó hoy. Ella no es patética", fue la dura respuesta. "Puedo ser capaz de vencerla en forma como un luchador pasable." 

Viniendo de Galen, eso era un gran elogio. "Debo advertirte, creo que Elena y yo vamos a ser amigas." 

"No me pidas que sea fácil con ella." 

"No lo hago." Ella entendía lo que muchos no hacían, lo que la propia Elena aún no podía entender-que la consorte de Rafael necesitaba darse cuenta de su potencial lo más rápido que pueda para sobrevivir en el mundo inmortal en el que había sido lanzada. "Sé que puedes darle a ella las herramientas que le ayudarán a vivir lo suficiente para convertirse en lo que está destinada a ser." 

Sentado tras otra caricia, y llevándola con él, Galen dijo, "Deja que te lleve de vuelta al refugio para que puedas cambiarte antes de la clase." 

A medida que aterrizaban en los pavimentos de piedras en frente de su casa en el acantilado, los bordes llenos de macetas plagadas de color y olor, él dijo: "No pienses que he olvidado la clase de entrenamiento de defensa de ayer. Lo haremos esta noche. "

Los beso hasta que sus manos se deslizaron por apretar sus curvas inferiores, y murmuró: "Vamos a saltarnos la lección esta noche." Él era tan duro con ella mientras estaba como una de sus estudiantes; la única diferencia es que sus lecciones siempre se llevaron a cabo en privado y en ocasiones podía distraer al maestro de armas en formas no disponibles para otros. 

"Jess", murmuró, con los ojos relucientes, "hemos estado entrenando juntos durante muchos años. ¿Cuándo fue la última vez que me hablaste de una lección?"

"Hace una década," dijo ella de inmediato, “después de que te encontré en la puerta usando nada más que una de tus plumas en un lazo alrededor de mi cuello." 

Su cuerpo respondió al recordatorio, pero sus ojos se estrecharon. "Ni siquiera lo pienses. Yo quiero que mantengas tus habilidades frescas, el mundo siempre ha sido un lugar peligroso, pero se está convirtiendo más aún."

Jessamy, también, había sentido el cambio de Cascada. Se había anunciado por un ángel con un corazón mortal y dónde irían, nadie lo sabía. La única cosa de la que Jessamy estaba segura, era que todo lo que deparaba el futuro, ella lo caminaría con el maestro de armas a su lado-y, desde que él se aseguró de que era un experta, -una ballesta en la mano.

Referencias

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar